El Bugatti opacó la carrera de El Alfa