El desahogo histórico de Don Omar no tiene nada que ver con su retiro