En el día de los enamorados, Rosalía y Bad Bunny encendieron algo más que nuestros corazones, y es que la colaboración entre ambos artistas era algo que los fans llevaban mucho tiempo esperando.

Con más de 8 millones y medio de visualizaciones en apenas 24 horas, la canción se postula para ser uno de los grandes éxitos del verano. La historia de amor fallido dirigida por Stillz, el director encargado de los extravagantes videoclips del conejo malo, nos mostró una fantasía idílica donde no pudimos apartar los ojos de Rosalía.

Desde los primeros segundos del vídeo, la cantante española nos presentó un maquillaje muy natural con reminiscencias a Frida Kahlo gracias a un estilo de cejas oscuras gruesas y muy pobladas. Un diseño mucho más atrevido que al que estamos acostumbrados.

Para la ocasión, Rosalía se puso en manos de la estilista Jill Jacobs que escogió uno de los últimos vestidos de Ottolinger, presentados en la colección Otoño-Invierno 2020/2021. Este diseño parece sacado de un cuento de hadas, con mangas extra abullonadas, mucho volumen, fluido y escote en V. El toque pirata lo puso unos botines de tacón negros de Versace.

No podemos olvidar la uñas, una de los elementos característicos de la catalana. Como siempre, Rosalía nos ha dejado impresionados con una manicura XXL, transparente e imitando al cristal, como los zapatos de la Cenicienta. Para rematar el look, la cantante domó sus ondas gracias a un recogido bajo muy romántico.